Translate

LA OSCURA REALIDAD

LA OSCURA REALIDAD

miércoles, 29 de enero de 2014

EL HAMBRE ETERNA


 El ambiente en la vieja mansión abandonada era opresivo. La suciedad se acumulaba en sus amplias y vacías habitaciones como una capa de moho sobre una fruta olvidada en el fondo de la despensa durante meses. Aquellas salas que antaño debían haber sido fastuosas, cubiertas de lujo y belleza;  ahora se encontraban inundadas de polvo, excrementos de rata, cristales rotos por doquier, muebles quebrados y ropas viejas hechas jirones tiradas por todas partes, como si un niño travieso se hubiera encargado de revolver todo a su antojo hasta no dejar nada en sus sitio.

Aquel lugar como cualquier casa abandonada apestaba a la típica podredumbre provocada por la rancia humedad, pero bajo ese olor que inundaba la nariz nada más entrar,  había otro olor diferente y profundo, que uno no percibía hasta que llevaba un tiempo en la casa y su olfato se acostumbraba. Hedía a  viejo, como el aire viciado de una tumba cerrada desde la antigüedad, tras eras de tiempo sin recibir aire fresco. Y dentro de esa tumba olía a carne, a carne fresca y  a sangre roja como el aliento de un depredador, como un matadero.

LA CASA con la voz de Lucia Sugar, LaMaga.


Enlace permanente de imagen incrustada

GRACIAS MIL LUCIA

martes, 28 de enero de 2014

UN DESEO

Hay algo que me haría especial ilusión. Me encantan las ilustraciones. Y sueño con ver algún detalle de alguno de mis relatos en imágenes. Yo soy un negado total con un lápiz en la mano, cualquier niño de cinco años dibuja mejor que yo. Os pido, por favor, que si alguno de vosotros tiene ese talento que tanto envidio y tiene un poco de tiempo para dedicármelo, si algún detalle de mis textos le ha llamado la atención y puede dibujarlo, sería un lujo para mí. Os lo agradezco de antemano. Saludos desde las sombras que pueblan como fantasmas la Oscura realidad.

lunes, 27 de enero de 2014

EL BOSQUE


Desde el cielo plomizo, llueve abundantemente sobre el bosque. Las hojas de los árboles, se agitan con las gotas de lluvia y el viento, parecen comunicarse extraños secretos entre ellas, el sol amenaza con aparecer, perezoso, entre las nubes preñadas de agua, un  brillante rayo de luz se escapa triunfante dando vida a un hermoso arcoíris que se extiende sobre toda la foresta, bajo el arcoíris un joven trol observa un saco de brillantes monedas  de oro con gesto fiero y protector, dispuesto a defenderlas con su vida;  un poco más allá un hada baila bajo la lluvia, danzando sobre un estanque de cristalina agua, la superficie del estanque  sufre  una gran agitación bajo el poder del chaparrón; en lo más profundo del estanque una ondina de cabellos plateados, aguarda a un joven enamoradizo al que atraer al fondo de su laguna para compartir un beso eterno con él;  ignorando el baile del hada y los amorosos deseos de la ondina, un duende travieso  sentado en una piedra al borde del camino prepara sus maldades para el próximo peregrino despistado que pase por la senda que cruza el bosque, silba, mientras espera, una vieja melodía que escuchó en una concurrida posada a un estúpido juglar hace centenares de años, aunque la maldita melodía es tan pegadiza que el duende todavía no ha podido sacarla de su cabeza. Por el momento ningún peregrino parece dispuesto a atravesar el bosque, por lo tanto el duende se mantiene enfurruñado bajo la lluvia, aguantando estoicamente, con los calzones de vivos colores empapados y el sedoso cabello rojo como el fuego pegado húmedo a la frente.

domingo, 26 de enero de 2014

TÍTERE


Títere era una muchacha de la calle, durante su vida había hecho lo necesario para sobrevivir. Había timado y robado a los incautos que se habían fiado de sus ojos inocentes y la cálida sonrisa que asomaban bajo la capa de suciedad que siempre cubría su rostro.

Sentada en  un banco frente a la Iglesia. Esperaba paciente a su víctima. Llevaba el pelo corto cortado a trasquilones y ropas viejas y gastadas, no demasiado limpias de origen incierto. Tendría unos quince o dieciséis años, si su madre hubiera sobrevivido al parto quizá supiera con exactitud su edad, pero no sobrevivió y a partir de ese momento, la vida de Títere había sido un continuo descenso a los  infiernos.

Primero llegó el orfanato, con los curas, sus castigos desmesurados y sus aburridos  rezos, con sus manos largas, sus bocas húmedas de babas y sus visitas nocturnas. Después venían sus llantos arrepentidos y su deseo de perdón hasta que la noche volvía a llegar.  En cuanto pudo echar a correr lo hizo. No había puerta, ni cerradura que se resistiera a sus hábiles manos. Tenía un don.

viernes, 24 de enero de 2014

EL VELATORIO DE JUAN PACHECO


Desde los tiempos del trueque, los tiempos del cobre, o puede que antes, en tiempos del hueso o la piedra, la familia Pacheco había sido siempre pobre como las ratas, e incluso más que las ratas; por eso sorprendía a todas las buenas gentes de la comarca que el velorio de Juan Pacheco fuera en la gran mansión que había mandado construir, en la inmensa finca que había comprado, sobre la colina verde, justo encima de la pequeña ciudad, vigilando la vida de sus habitantes, como un atento halcón sobre una bandada de lustrosas palomas.

El destino del niño Juan, al que todos en la barriada de chabolas llamaban el esmirriado, tenía toda la pinta de ser el mismo destino de todos sus ancestros: miserias, penurias, hambre, frío y una mujer delgada como un hueso y no muy agraciada, con un carácter, seco como un desierto y agrio como el vinagre, pues todos los Pacheco desde el principio de los tiempos, están cortados por el mismo patrón como si el destino, la vida, la historia, Dios, el mundo o vaya usted a saber quien se burlara, con crueles carcajadas, de aquellos hombres menudos, delgados, cetrinos y de escaso pelo en la cabeza, pero de pelambrera muy abundante, como cerdas de jabalí, por el resto de su escuálida anatomía, enviando contra ellos, uno tras otro, males, obstáculos o enfermedades. Como si alguien disfrutara con sus cuitas y sus penalidades.

Por esos mismos motivos los hombres Pacheco eran hombres cansados, tristes, pesimistas y hoscos, poco dados a las palabras y nada a las bromas. Pero, a su vez, debido también a su mísera historia familiar, eran hombres duros como la roca gris sobre la que se construía la pequeña ciudad, de la que por un motivo u otro, ningún Pacheco pudo salir jamás en busca de fortuna, pues un insólito maleficio parecía perseguir a los hombres Pacheco, atados a aquellas inhóspitas tierras, como lo están las mismas montañas  en  las que se sustentan.

jueves, 23 de enero de 2014

CRUCE DE CAMINOS


El cielo azul bañaba con su límpida luz el cruce de caminos. El peregrino caminaba renqueante con los pies llenos de ampollas, las plantas de los pies en carne viva por la larga distancia recorrida desde su tierra natal. Su destino ya no se encontraba muy lejos. Llegaría al lugar sagrado en un par de horas, a más tardar, y sus oscuros pecados serían limpiados como sí nunca hubieran formado parte de su alma. Vio ya desde la colina en la que se encontraba la forma de la catedral en la distancia.

Bajo la sombra de un ciprés que marcaba el cruce de caminos había sentada en una piedra,  una mujer muy hermosa  que parecía aguardar refugiada, resguardada en el frescor que ofrece el árbol, del asfixiante calor del abrasador día de verano. Su pelo negro azabache  era largo y rizado, su piel pálida y sus ojos extremadamente claros. La mujer le saludó con una sonrisa y una  cálida mirada sensual en los gruesos y rosados labios. Sus ropas amplias dejaron ver el nacimiento de sus pechos cuando el hombre la miró desde la altura. El peregrino sintió un cálido ardor en el bajo vientre.

Ignorando a la mujer, aceleró el paso sin mirar a la insinuante hembra. Su camino hacia la catedral no pasaba por requiebros en el sendero que se había marcado hacia la rectitud. Había pagado la bula papal. Con el viaje al lugar sagrado quedaría completamente libre de pecado.

martes, 21 de enero de 2014

UN NUEVO SIGLO


 31 de diciembre de 1899 en Nueva Londres, situada sobre las ruinas de Nueva York durante los años de reinado de la Reina Victoria, quince años después del exilio inglés hacia las Américas.


 El abundante vapor que expelían las engrasadas válvulas de la maquina bañaba el ambiente del viejo taller con una cálida neblina. El taller, o laboratorio, como lo llamaba el padre de Dane, era una inmensa nave de acero y cristal, donde el inventor dedicaba todas las horas de sus días a crear y construir sueños. El laboratorio del genio se encontraba situado frente a la pobre reproducción de la derruida torre de Londres. Los ingleses, tras su forzado exilio, habían intentado traer el corazón de su imperio a su nuevo hogar, en la arrasada Nueva York, pero nada quedaba en este nuevo edificio, de paredes oscuras, de la majestuosidad grandiosa del antiguo palacio real, que había sido testigo principal de  los destinos del pueblo Inglés durante casi mil años, sólo era la sombra de un recuerdo. Situada en el centro de Nueva Londres, junto al río Hudson, la Falsa Torre como era conocida por el  pueblo que había llamado a esas tierras su hogar antes de la llegada de sus opresores, estaba rodeada de una ciudad dedicada a la industria de la guerra, el  oscuro humo de las chimeneas ascendía de manera continuada hacia los cielos tiñéndolos de negro y fuego. En el exterior la polución lo cubría todo, los globos aerostáticos surcaban el cielo gris ceniza, y los autos a vapor danzaban por las embarradas calles con el desagradable chirrido de las válvulas acompañando sus pasos.  Los antiguos miembros de las colonias libres de Estados Unidos, ahora esclavizados, se dirigían a sus trabajos como un río de hormigas, con las cabezas gachas, arrastrando los cansados pies, y los duros rostros manchados del hollín del carbón. Debían de producir ingentes cantidades de energía para mantener la maquinaria de guerra de la Reina y para ello se utilizaba el látigo, la violencia, las amenazas, el hambre y el terror; las desapariciones y las ejecuciones estaban a la orden del día.
Creative Commons License
This Work (LA OSCURA REALIDAD / http://microcuentosfantasticos.blogspot.com.es by Gonzalo Esteban Díaz/) is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES contado por Lorena García

LA CASA contado por Lucia Sugar

MIEMBROS

Google+ Followers

CITAS
MONTAJE POR LORENA GARCÍA @lalunaticadtv

EL PUENTE DE LA BRUMA

EL PUENTE DE LA BRUMA

LA CARTA

LA CARTA

El sueño de una noche en llamas

El sueño de una noche en llamas

UN CORAZÓN DE PIEDRA

UN CORAZÓN DE PIEDRA

LA ISLA DE LA PENUMBRA

LA ISLA DE LA PENUMBRA

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES

Celebración de las 10000 visitas del blog

Celebración de las 10000 visitas del blog

EL HAMBRE ETERNA

EL HAMBRE ETERNA
Gracias Lorena por las imágenes y por todo lo demás