Translate

LA OSCURA REALIDAD

LA OSCURA REALIDAD

lunes, 30 de septiembre de 2013

DESDE MI VENTANA


La sombría mansión vigila el discurrir de la calle desde lo alto de la colina, semejante a un viejo y malvado cuervo negro que acechara a las despreocupas lombrices desde la copa de un ciprés de cementerio. Oculto, tras la añeja cortina de encaje gris que cubre los oscuros ventanales, observo atentamente la alegre vida pasar por la esquina de mi calle. Niños, como yo, juegan a perseguirse entre risas y jadeos. Niños que retozan en un charco de barro, cubierto por hojas del otoño, despreocupados como sólo los niños pueden. Saltan, gritan, aplauden, ríen, lloran, se pelean, se abrazan, juegan, viven. Desde el otro lado de la verja, observan con cierto temor reverencial la casa que cubre con sus sombras el lúgubre jardín abandonado. Leo en sus vivaces ojos  un intenso deseo de aventuras, de explorar lo inexplorado y vencer el miedo, entrar en la casa y explorar sus misteriosas salas. Espero por su bien que no lo hagan, pues los habitantes de la casa no son cordiales y temo por los niños. Por suerte el deseo que baña  sus ojos desaparece pronto, vencido por la capa de  miedo que envuelve la mansión, como una patina de pestilencia, de vieja putrefacción, como el fétido aliento de una tumba recién abierta.

Extasiado percibo el viento danzar con las doradas hojas en un baile perfecto, sublime, que nadie, se detiene a apreciar, ajenos a la belleza que se muestra ante sus ojos, arrastrados por la importancia de sus propias vidas, ciegos a todo menos a sí mismos, a sus propias cuitas. Deseo bailar entre las hojas, sintiendo la grácil caricia del viento en el rostro y  el suave barro en los dedos de los pies desnudos. Observo a la  preciosa niña rubia besar dulcemente los labios de su primer amor abrazados en un viejo banco de madera. Tras el sucio cristal envidio la dulce sensación de un primer beso que yo nunca conoceré. Imagino el cosquilleo en los labios, el retumbar de mi corazón acelerado amenazando con quebrar mi pecho, la sensación de estar volando con los pies en la tierra. Un primer beso. ¿Qué puede haber comparable a eso? Suspiro. Y en ese suspiro vuelan las almas de todos los besos que no pude dar. Mis besos perdidos.

Desde mi ventana deseo poder hacer todas las cosas con las que siempre he soñado, pero, por desgracia, los fantasmas no podemos vivir la vida, nos conformamos con verla pasar lentamente entre la niebla.

viernes, 20 de septiembre de 2013

LA CANCIÓN DEL JUGLAR


“Y así se apagan las notas dando paso al silencio y a los aplausos… gracias…. muchas gracias… Bien, ha sido una bonita canción, ¿verdad? de esas que aligeran los corazones de los hombres y hacen a las mujeres estar predispuestas a los besos y a las caricias, si mi canción tiene ese efecto en vuestros lechos esta noche, acordaos de agradecérmelo con una buena jarra de cerveza la próxima vez que nuestros caminos se crucen.  Bueno, para terminar, una vez finalizada la música que surge, como una corriente de agua en la montaña, de mi laúd hacia mi público, suelo acabar mis representaciones con una pequeña historia, antes de regresar al polvo del camino, si al distinguido público aquí presente le parece bien, concluiremos así esta bonita noche en la que hemos compartido fuego, cerveza, amistad, canciones, leyendas y viejas historias. Os contaré toda la verdad sobre el más famoso juglar que anduvo, no hace mucho, por estas tierras. Una historia de venganza y amor, de música y palabras, notas afinadas y sentimientos de pesar, que dieron forma a una canción tal  como jamás hubo otra igual que saliera de las cuerdas del laúd de un juglar. Todo comenzó, o quizá, debería decir  mejor, terminó, en una posada muy similar a ésta, en la que nos encontramos, una noche también parecida a ésta, ósea una brumosa noche de otoño de las que hablan los cuentos de las abuelas, en las que cuentan que los árboles parecen susurrar palabras secretas entre la niebla. La posada de la que os hablo, amigos, estaba bastante vacía como era habitual, pues se encontraba en un pequeño pueblo muy alejado de cualquier ruta principal.  En eso no se parece a la maravillosa posada en la que nos encontramos, con tan buen y gentil público, entres sus clientes.

lunes, 16 de septiembre de 2013

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES



Intentando abrigarse, sin conseguirlo, tiritando en su refugio, nada más que una simple pared de piedras mal colocadas para evitar, en lo posible, el viento del norte y un techo de paja húmeda con más agujeros que un colador, el pastorcillo observa el valle entre montañas, cubierto por una capa de nieve espesa y profunda. Desde lo alto del monte ve caer la nieve sobre la aldea con pesados copos del tamaño de monedas de cobre. Las ovejas en el corral se restriegan unas con otras para darse calor con su mutua compañía. Observándolas, preocupado, el pastor bebe de una vieja y desgastada bota de cuero curtido  para intentar conseguir el mismo efecto, pero ni el fuerte vino puede hacerle entrar en calor con ese aire helado que corta como un afilado cuchillo. Todas las prendas de lana que porta encima y el fuego de la hoguera parecen ser inútiles ante el endemoniado frío que acosa la montaña esta tarde helada, sus dientes castañetean tan fuerte que parecen retumbar en el blanco silencio que trae consigo la nieve. Con pánico creciente se percata de que si se queda un rato más en el inadecuado refugio morirá, congelado o sepultado por la ventisca, por lo tanto decide abandonar, a su suerte, el rebaño en el corral y descender la montaña hasta la lejana aldea. El temor al cruel terrateniente al que pertenecen las ovejas es enorme, pero su vida es más importante. Por ese temor al hombre odioso que rige los destinos de las gentes de la aldea como si fueran animales, ha aguantado todo lo posible, puede que demasiado piensa al dar el primer paso y sentir como su pie se hunde hasta enterrar la pierna en la nieve más arriba de la rodilla. No esperaba una nevada tan copiosa, tan pronto, le ha sorprendido tanta nieve al principio del otoño, antes del comienzo de la temporada de nieves. Ha cometido un grave error, no buscando el calor de los corrales cercanos al pueblo, y como bien saben todas las gentes que habitan esas montañas no puedes cometer errores o la montaña dará cuenta de tus huesos. Hay una hora larga de camino hasta llegar al pueblo, en condiciones estables, pero con esa capa de nieve será mucho más difícil caminar y orientarse. La noche se le va a echar encima como un animal salvaje con su capa de tinieblas. Escucha el cántico de los lobos aullar a lo lejos, unos aullidos que cualquier otro día hubieran helado su sangre, en ese momento no tienen para él la menor importancia, la oscuridad, la nieve y el frío se convierten, en noches como esa, en un depredador más eficaz  que una manada de lobos hambrientos y mucho más cruel.

jueves, 5 de septiembre de 2013

EL RELOJ


Las agujas de madera del maravilloso reloj, adornado gracias a las manos de un hábil artesano relojero por una fina cubierta de delicadas filigranas en forma de hojas plateadas y flores doradas, dan las doce.

Un pequeño cuco de plata surge de una diminuta puertecita de madera oscura de roble y con movimientos mecánicos, repetidos miles de veces, comienza a cantar las horas con voz musical.

Los elegantes invitados al baile, que lucen sus bellos trajes de noche, de vivos colores, y joyas brillantes, de valor exorbitado, y que han danzado sin descanso durante toda la tarde, ahora aguardan en silencio el sonido de las doce mágicas campanadas que darán lugar a un nuevo año lleno de proyectos e ilusiones, aguardan agrupados ante el bello reloj de cuco. Momentos antes eran figuras danzantes sobre el suelo de mármol, blanco y negro, decorado como si de un antiguo tablero de ajedrez se tratase; un tablero en el que los invitados son las piezas, está vez no blancas o negras, si no de múltiples colores brillantes. Piezas de colores, que se han movido durante toda la tarde, al ritmo marcado por la música que ha interpretado la trajeada orquesta, en vez de seguir los movimientos ordenados por  un  metódico  y astuto jugador de ajedrez.

Una tras otra las campanadas del  reloj de cuco resuenan en el salón, ante la expectante mirada de los invitados a la fiesta de Noche Vieja, hasta que finalmente cesan, dejando su silencio detrás de ellas. En el desértico salón, abandonado y derruido, víctima de un terrible incendio muchos años atrás, sólo bailan las ratas, entre las grises cenizas que asolan el lugar.

El maravilloso reloj, que una vez fue la pieza más preciada en aquel salón de baile, está ahora caído y olvidado, ennegrecido por el fuego,  que devoró el palacio, el salón  y a todos los invitados a la fiesta de una noche de Año Nuevo helada, largos inviernos atrás.

Cuando el nuevo año llegué a su fin y se cumpla la fatídica fecha en que la tragedia ocurrió, la corta aguja del destrozado reloj volverá a la vida, para marcar irremisiblemente el paso de las horas de aquel día, regresando a las doce de la noche, se detendrá por un momento para dejar bailar a los eternos invitados a la fiesta, que seguirían danzando en sus elegantes trajes, ahora sólo recuerdos entre las cenizas. Recuerdos, espectros, fantasmas del pasado, que bailan y ríen, sin imaginar que están muertos, que no son nada más que las oscuras sombras de una tragedia impregnadas en aquel lugar por toda la eternidad, perdidos sus sueños y sus esperanzas en la nada, atadas sin remedio para siempre en las paredes del viejo palacio en ruinas.

UNA PELÍCULA DE VAMPIROS


El chico y la muchacha corrían. Todo había sido muy rápido, el chico estaba regresando a casa de la escuela, cuando la preciosa muchacha se había abalanzado sobre él. Tras ella un grupo numeroso de perseguidores surgió de la oscuridad. El chico sin comprender nada vio a uno de los perseguidores saltar una valla con una agilidad inhumana, le pareció atisbar un brillo rojo en los ojos de aquel tipo extraño. La muchacha chillaba, histérica. El adolescente, a pesar de la situación, no pudo evitar fijar la vista en la agitación que bullía dentro de su maravilloso escote, cuando ella a todo pulmón gritó:

- ¡Vampiros! ¡Corre!

Y desde entonces corrían, por suerte su casa estaba a la vuelta de la esquina.

- Entra en la casa. No pueden pasar sin invitación.- dijo el muchacho que había visto mil películas de vampiros. En ese momento se veía como un héroe de película, se preguntó si la agradecida muchacha acabaría, por fin, con su vergonzosa virginidad - Aquí estaremos a salvo.

Los dos entraron en la casa. En el salón, sentados en el sofá estaban sus padres y sus tres hermanos pequeños, viendo dibujos animados en la televisión, comían un enorme bol de palomitas de maíz, olía maravillosamente a palomitas con mantequilla. Todos les miraban con asombro y estupor. Preguntándose ¿qué hacía semejante pardillo con una muchacha como esa? El padre, además, miraba, embobado, las largas piernas, bajo la minifalda, que parecían no tener fin.

- Cierto- dijo la muchacha, sonriendo con una extraña sonrisa de dientes afilados.- No podemos entrar sin invitación.

martes, 3 de septiembre de 2013

EL POZO




Es una noche cualquiera. No importa el día, el mes o el año, pues el mal es siempre el mal en cualquier lugar y en cualquier época. Y la maldad siempre anhela y ansia pervertir la inocencia. La niña juega en el jardín apoyada en el borde de un pozo  vigilado por las estatuas de los cuatro arcángeles, lanza piedrecitas al fondo, mientras tararea una dulce canción infantil, cuando un hombre se acerca a ella por su espalda y está un rato observándola jugar y cantar. El hombre es alto y de piel muy tostada por el sol, calva incipiente y ojos brillantes que no dejan de observar a la pequeña mientras se relame, pasando su lengua por los finos labios con un gesto perverso y obsceno. El mal es el mal y  la maldad siempre, desde el principio de los tiempos, ha anhelado y anhela corromper la inocencia y destruirla, poseerla y mancillarla, pero el bien es el bien y desde el principio de los tiempos cuida de la inocencia. Por eso el hombre está en el fondo del pozo con el cuello roto y la niña sigue cantando y jugando en el jardín vigilado por los cuatro arcángeles.



lunes, 2 de septiembre de 2013

TERROR


Es una mansión de terror puro, la oscuridad lo cubre todo dentro de la casa, en cada rincón amenaza un peligro. Ruidos extraños, suenan amenazantes a su alrededor. Le cuesta respirar, le tiemblan las manos y tiene unas ganas terribles de orinar. No puede dejar de gritar de miedo y nervios descontrolados, algunas lágrimas invaden sus ojos sin poder evitarlo, embargada por la insoportable tensión que impregna el ambiente con una patina de maldad.  La niña avanza entre las viejas habitaciones de la casa, escapando de los más tenebrosos horrores: aullidos, cuervos negros en las ventanas, sombras misteriosas aguardan a su espalda intentando atraparla, figuras fantasmales la observan desde los espejos. Escucha los gritos de furia del hombre encapuchado con el hacha al que ha eludido en la habitación anterior.  Una mujer ahorcada del techo la mira con ojos blancos, vacíos de vida. Corre, escapa, huye... Finalmente sale de la casa, trastabillando, sus pasos la llevan una cripta llena de antiguas tumbas, al fondo de la cripta ve un resquicio de claridad. Una esperanza de salvación. Avanza entre las tumbas, las manos descarnadas surgen del suelo, rozan sus piernas desnudas con dedos fríos que producen escalofríos en su columna vertebral. Corre sin dejar de chillar. Llega a la escalera y abandona la casa. Sale del palacio del terror a la brillante luz del día, sintiendo un profundo alivio en su corazón acelerado. El alegre bullicio del parque de atracciones invade sus sentidos.  Corre a comprarse una, rosada y esponjosa, nube de algodón de azúcar y se dirige a la siguiente atracción.
Creative Commons License
This Work (LA OSCURA REALIDAD / http://microcuentosfantasticos.blogspot.com.es by Gonzalo Esteban Díaz/) is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES contado por Lorena García

LA CASA contado por Lucia Sugar

MIEMBROS

Google+ Followers

CITAS
MONTAJE POR LORENA GARCÍA @lalunaticadtv

EL PUENTE DE LA BRUMA

EL PUENTE DE LA BRUMA

LA CARTA

LA CARTA

El sueño de una noche en llamas

El sueño de una noche en llamas

UN CORAZÓN DE PIEDRA

UN CORAZÓN DE PIEDRA

LA ISLA DE LA PENUMBRA

LA ISLA DE LA PENUMBRA

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES

Celebración de las 10000 visitas del blog

Celebración de las 10000 visitas del blog

EL HAMBRE ETERNA

EL HAMBRE ETERNA
Gracias Lorena por las imágenes y por todo lo demás